Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Saber más
Política de cookies

Un implante es una prótesis destinada a reemplazar la raíz de un/os diente/s perdido/s. Una vez el implante se encuentra integrado en el hueso, se realiza una corona para reponer el diente.

Los implantes son de titanio, que ha demostrado ser un material capaz de unirse al hueso mediante un proceso denominado osteointegración. El titanio no produce alergias ni reacciones en el organismo, por lo que es un material totalmente seguro.

La falta de un diente o mas dientes constituye un problema que puede afectar no solamente la función de masticación y fonación de un paciente sino lo mas importante, puede llegar a afectar la autoestima de una persona y por tanto a su vida social en todos los aspectos.

¿QUÉ VENTAJAS TIENE UN IMPLANTE?

Frente a un puente, el implante al reponer la raíz de un diente perdido, evita tener que desgastar los dientes adyacentes sanos, o en casos en los que los dientes vecinos tengan cierto grado de pérdida de hueso, no los sobrecargamos ni dependemos de su viabilidad. Frente a un aparato de quitar y poner, tiene la gran ventaja de que es fijo.

¿CUÁL ES EL PROCESO PARA COLOCAR UN IMPLANTE?

Existen cuatro fases de tratamiento:
§ Diagnóstico: En esta fase el profesional debe valorar diferentes aspectos tanto quirúrgicos como protésico, para lo que se requieren diferentes pruebas clínicas (modelos, férulas quirúrgicas…) como radiográficas (radiografía panorámica, TAC…). Cada caso es diferente, no siendo necesarias todas las pruebas en todos los casos.
§ Cirugía: La colocación de los implantes se realiza mediante una cirugía en la que se prepara un lecho en el hueso para alojar el implante. Se realiza con anestesia local y el postoperatorio es muy leve o nulo en la mayoría de los casos, pudiéndose producir inflamación y hematoma en casos en los que sea necesario colocar muchos implantes.
§ Prótesis: Entre la colocación de los implantes y la colocación de los dientes transcurre un periodo de 2-4 meses en función de la cantidad y calidad del hueso en cada caso (fase de osteointegración). Una vez transcurrido este tiempo, se realiza la prótesis sobre los implantes que repone los dientes ausentes.
§ Mantenimiento: Una vez colocadas las coronas sobre los implantes, el paciente debe tener una buena higiene y acudir periódicamente a controles cada 3-12 meses. Los implantes no requieren una higiene especial respecto a los dientes, pero sí es necesario cuidarlos.

¿HAY RIESGO DE RECHAZO?

No, cuando un implante no se osteointegra, no es porque el organismo lo haya rechazado, sino porque no se ha producido una falta de unión por problemas de cantidad o calidad de hueso, cuando un implante se pierde, se puede reponer por otro y generalmente, funciona sin problemas. La tasa de éxito de implantes es de un 98-99%, lo que lo hace uno de los tratamientos más predecibles en el mundo de la medicina.

¿PUEDO COLOCARME IMPLANTES SI TENGO PERIODONTITIS?

Los pacientes periodontales son los pacientes en los que más implantes se colocan. Para ello, es necesario que la periodontitis esté tratada y controlada y el paciente tenga un adecuado nivel de higiene. Si se colocan implantes en un paciente con periodontitis no tratada, existe el riesgo de que las bacterias que producen la destrucción del hueso alrededor de los dientes se traspasen a los implantes y se produzca una periimplantitis, por eso los pacientes periodontales con implantes, deben acudir a mantenimiento más frecuentemente que los pacientes no periodontales con implantes.